La última adaptación de Harry Potter al cine

Simpatiquísimo Autor
Ago282011

Hace un par de semanas fui al cine a ver la última película de la saga Harry Potter y he de decir que en cierta medida me agradó mucho la película, pero por otra parte también me dejó parcialmente decepcionado. Antes de compartir el objeto de mi preocupación, me gustaría indicar que Lord Cacique fue a visionar la misma película con un número indeterminado de friquis y fundacionales (no es que el número de personas no estuviera definido, sino que lo desconozco), así que aprovecho ese entusiasmo fundacional sobre Harry Potter para hablar del tema. También me gustaría comentar que en el citado viaje hacia el cine, tuvieron un encuentro con una persona muy parecida físicamente a Carlos Roberto Darwin, pero eso podría dar tema para otra historia.

Desgraciadamente no pude acompañar a Lord Cacique en esa ocasión, así que fui en otro momento. Tuve la suerte de poder ver la película proyectada con la tecnología IMAX 3D y he de decir que me impactó. Sólo había visto anteriormente una película en 3D y la diferencia de calidad me pareció abismal: supongo que será cosa de IMAX. Los efectos especiales de la película me parecieron también muy interesantes y bien logrados, así como la historia, siguiendo el hilo a las anteriores películas.

Entonces, ¿cuál es el problema? El problema se encuentra en la adaptación de los libros a la gran pantalla. Normalmente siempre se suele perder algún aspecto en una adaptación cinematográfica de una obra literaria, pero me parece que los guionistas de Harry Potter and the Deathly Hallows 2, traducido en español como Harry Potter y las reliquias de la Muerte utilizaron demasiado la tijera. Posiblemente no me habría animado a escribir estas líneas si no fuera porque simultáneamente he empezado a leer los libros de Terry Goodkind de las saga La espada de la verdad“, parcialmente adaptada a una serie televisiva llamada Legend of the Seeker o La leyenda del buscador. Había visto anteriormente la serie aconsejado por Lord Cacique y Pichniate y he de decir que por lo que he ido leyendo, no sé si el término “adaptación” es el más adecuado. Cuando termine toda la serie de libros, ya prepararé un comentario exhaustivo de qué me han parecido y los compararé con la serie de televisión.

A veces es cierto, que una adaptación bien hecha puede incluso mejorar la acción de una historia, como por ejemplo creo que ocurre en la adaptación cinematográfica de El señor de los anillos de Peter Jackson, donde creo que la eliminación de la historia de Tom Bombadil en La comunidad del anillo elimina una historia secundaria que agiliza el argumento principal. Nótese que fue Tom Bombadil quien entregó a los hobbits las dagas que usarían a partir de entonces en las Quebradas de los Túmulos. En cierta medida ése es también el caso de la eliminación de la visita a La Comarca de Saruman tras la guerra del anillo en la misma adaptación. Sin embargo, por lo general, las adaptaciones suelen resultar mediocres, si no espantosas, y resulta mucho más agradable leer la obra original.

¡ATENCIÓN SPOILERS!
A continuación se narra parte del argumento del libro Harry Potter y las reliquias de la Muerte y las películas homónimas. ¡Ten cuidado si no has leído el libro y visto la película!

Ése creo que es el caso de la última película de Harry Potter. En las anteriores películas de la serie los cambios eran mínimos y en cualquier caso ayudaban a agilizar la historia. En esta última edición creo que se han eliminado algunos puntos que eran imprescindibles para entender la historia completa que J. K. Rowling quiso plasmar en sus libros. Y creo que el hecho de haber prescindido de los mismos hace de la última película poco más que un mero entretenimiento, no acabándose de cerrar la historia iniciada con Harry Potter y la piedra filosofal.

En primer lugar, en el último libro (Harry Potter y las reliquias de la Muerte) se presenta continuamente el drama de la confianza de Harry Potter en Albus Dumbledore. A través de distintas fuentes y situaciones Harry Potter va descubriendo aspectos y hechos de la vida del fallecido director de Hogwarts que no encajan en la visión perfecta que tenía de él hasta ese momento. Me refiero a su compadreo con el mago oscuro Grindelwald, el hecho de que su hermana estuviera escondida, así como la propia muerte en circunstancias extrañas de su hermana y la discusión pública con su hermano Alberoth durante el funeral de la misma. Todo esto hace que Harry Potter dude de si Dumbledore le había encomendado antes de morir una misión imposible y de si realmente se preocupaba por él. Continua y alternativamente se presenta esta disyuntiva, tantos en las reflexiones que realiza como en las conversaciones con Ron o Hermione.

Otro punto importante que tiene un cambio sutil, pero que trastoca todo el trasfondo que se esconde detrás es la transición desde la primera parte hasta la segunda parte de la película. La primera termina con la imagen de Voldemort recuperando la varita del saúco tras la llegada del grupo a la casita junto al mar y la muerte y el enterramiento de Dobby. Esto le da un final apoteósico a la primera parte y predispone a ver la segunda por el punto de suspense conseguido. Posteriormente, la segunda parte comienza con Harry Potter entrevistando al goblin y al fabricante de varitas Ollivander. Esta sucesión de acontecimientos afecta profundamente a la motivación que se presenta del protagonista. Así en el libro, la entrevista con el goblin, primero, y Ollivander, después, tiene lugar instantes antes de que Voldemort recupere la varita del Saúco siendo Harry Potter consciente de que Voldemort sabía donde estaba la misma y se estaba encaminando en ese momento a reclamarla, a través de la conexión mental que compartía con el Señor Oscuro. Así en el libro se le presenta a Harry Potter el dilema de elegir hablar primero con Ollivander, e ir a por la varita y decidirse por la búsqueda de las reliquias de la muerte, o hacerlo con el goblin, y decantarse definitivamente por los horrocruces aparcando las reliquias por el momento. Aquí se le presenta la posibilidad de elegir entre lo correcto y lo que era fácil (tal como le había explicado Dumbledore, de la misma manera que le había explicado que si el decidía luchar contra Voldemort lo hacía porque lo había decidido, no porque una profecía lo recogiera). Sin embargo, en la película al darle la vuelta a esos acontecimientos, se elimina el acto elector del protagonista reduciendo esa parte de la trama a una mera sucesión casual de acontecimientos.

Creo que la modificación de estos dos puntos, elimina una profunda componente reflexiva presente a lo largo de todo el libro. En todo caso esto no deja de ser mi opinión personal y pueden opinar si están de acuerdo conmigo en lo que he dicho. Comenté mis preocupaciones con Pichniate y en cierta medida estaba de acuerdo conmigo, pero aprobaba la simplificación porque hacía una película de una duración asequible.

Por último, una modificación que tampoco me agrada mucho, pero que creo que es la más fácilmente excusable, porque aporta dinamismo visual a la película la constituyen los cambios introducidos en la parte final de la película, en la denominada Batalla de Hogwarts. Por una parte Harry Potter aparece en la Gran Sala – Comedor del castillo durante una reunión convocada por Severus Snape, donde Minerva McGonagall aturde a los hermanos Carrows y fuerza la fuga de Snape. Es una toma muy espectacular, pero no deja de ser muy absurda y arriesgada, rozando el egocentrismo y la autoidolatría por parte de Harry Potter al aparecer de esa manera. En el libro los hechos ocurren por separado, de una manera a mi entender, más comprensible y sensata. Harry Potter accede a la sala común de la casa Ravenclaw, donde es descubierto por uno de los hermanos Carrows, al que tiene que aturdir. Posteriormente llega el otro Carrow buscándolo, apareciendo McGonagall al momento alertada por el escándalo. Tras una discusión entre ambos, el primero escupe a McGonagall y Harry Potter se descubre aturdiéndolo en defensa de su profesora. A partir de ahí, McGonagall alerta a todo el colegio para preparar la batalla y afrontando a Snape, éste se ve forzado a huir.

Hacia el final de la batalla, se observa en la película un largo duelo entre Voldermort y Harry Potter, que tiene lugar en el exterior. Simúltaneamente se ve la dificultad que tienen Ron, Hermione y Neville en acabar con la serpiente. Sin embargo, la serpiente muere de una manera muy sencilla en un descuido de Voldemort a manos de Neville y el duelo entre Voldemort y Neville no se presenta como en la película. En el libro, hacia el final se encuentra luchando en la Gran Sala del colegio y aparece Harry Potter de repente ante el asombro de todos que lo creían muerto y tras una larga conversación con Voldemort se produce el final. Durante la conversación Harry Potter le ofrece un acto de misericordia, le sugiere que intente un arrepentimiento, de esta manera conseguirá recomponer su alma con mucho dolor. Sin embargo, el ofrecimiento no es aceptado y se produce el desenlace con Voldemort lanzando un hechizo fatal hacia Harry Potter y éste último intentando desarmar al primero. Al deber la varita del saúco utilizada por Voldemort obediencia a Harry Potter, se produce la muerte de Voldemort, cayendo su cadaver al suelo. En la película, por ejemplo, se simular una especie de desintegración del mismo.

Otro aspecto en que difieren la película y el libro es la utilización de la capa de invisibilidad por el protagonista; mientras que en el libro es utilizada constantemente ayudando a conseguir puntos de suspense, en la película aparece muy poco. Posiblemente se deba a que es dificil mostrar en una obra gráfica una persona que es invisible.

Por lo demás sólo puedo decir que la película me gustó, aunque el libro me produjo una mayor simpatía y espero poder hacer una comparativa dentro de poco acerca de la saga de La espada de la verdad.

4 comentarios

  1. Gusanoman says:

    Estupenda reseña. Coincido con gran parte de la crítica y sólo me quejaría de un par de aspectos visuales de la primera parte que, en mi opinión, no se aprovecharon como se debiera.

  2. Simpatiquísimo Autor says:

    ¿A qué aspectos concretos te refieres?

  3. Gusanoman says:

    La primera parte resulta algo decepcionante en el aspecto visual.

    Por ejemplo: la escena de la fuga de casa de los Dursley al vuelo podría haberse aprovechado para un climax inicial seguido de un momento de tensión con una espectacular coreografía de batalla aérea, ese metraje se perdió en centrarse alrededor de Harry y usar el muy recurrente enganche de la cicatriz para dar aún mas tiempo de escena al protagonista. Lo inquietante de la cicatriz de Potter es algo muy superado de entregas anteriores y la fijación de las películas por dar oscuridad a la historia por medio de ella es ya risible.

    Luego está el asunto del juego de sentimientos del trío protagonista. En varios puntos la película intenta hacer parecer que la relación floreciente entre Harry y Hermione se convertirá en un romance (resultando en un conflicto con Ron) pero luego no se molesta en dar la adecuada situación de incomodidad que sería de esperar. Todo ocurre y todo se olvida al momento.

    Las escenas de batalla en la primera parte son muy pobres y no dan una verdadera sensación de peligro. La única imagen memorable en este aspecto es cuando Bellatrix libera sus frusttraciones contra los otros mortífagos.

    Por último, y muy representativo: la escena en la que Voldemort recoge la varita de sauco y la empuña hacia el cielo lanzando un relámpago al más puro estilo “Yo tengo el poder”. Habría miles de escenas imaginativas que asociar a este momento climático pero sólo se les ocurrió un rayo. Algo que ameritan las películas de esta saga es precisamente la capacidad para mostrar la magia como algo bastante creativo, disponiendo de efectos especiales muy originales y casi siempre sorprendentes. El rayo de Voldemort se convierte en algo casi paródico y terriblemente decepcionante.

  4. Simpatiquísimo Autor says:

    Respecto al juego de sentimientos del que hablas, en el libro tras la vuelta de Ron, justo tras sacar a Harry y la espada de Gryffindor del lago y disculparse por haberse ido; Harry le explica que no siente atracción amorosa por Hermione y todo se aclara y se ve que lo de antes fue un malentendido. Esto tiene lugar antes de ir los dos a la tienda y producirse el reencuentro entre Ron y Hermione (de una manera un tanto violenta por parte de ella).

    Las otras cosas que indicas, supongo que se podrían haber mejorado en la adaptación cinematográfica. Al menos, en la batalla, al leer el libro el lector se ve envuelto en una sensación de angustia y peligro a su alrededor.

¡Participa! Deja una respuesta

Fundación Lord Cacique © 2011 Licencia Creative Commons Privacidad Condiciones de uso

Este portal utiliza software de WordPress, de phpBB y software fundacional